Connect with us

Hi, what are you looking for?

Informes

Menos de la mitad de los mayores de 55 años adapta su vivienda para el futuro

El 70% retrasa la decisión hata después de cumplir los 70 años

El 83% de los españoles mayores de 55 años están preocupados por tener que enfrentarse a dificultades y poder mantenerse independientes en su propia casa en el futuro. A pesar de ello, solo el 42% ha realizado ajustes en su vivienda para adaptarla a posibles necesidades futuras. Esta es una de las conclusiones del “Primer estudio nacional sobre la vivienda a partir de los 55 años” realizado por SigmaDos y promovido por el Colegio de Arquitectos de Madrid y Leroy Merlin.

El informe, que está basado en una encuesta a 1.801 personas mayores de 55 años, representativas de la población de esta edad en España, proporciona una visión detallada de cómo este grupo percibe su futuro habitacional.

Para el 63,6% de los participantes en la encuesta, la razón más importante para llevar a cabo reformas en sus viviendas es la adaptación a sus nuevas condiciones físicas, permitiéndoles moverse con libertad y evitar la necesidad de ayuda externa.

En este sentido, el 53% se enfoca en la prevención de problemas de dependencia, mientras que el 52,5% prioriza la mejora de la seguridad frente a posibles caídas y accidentes domésticos.

Los encuestados mayores admiten que asegurar la movilidad es su principal consideración a la hora de realizar cambios y reformas en sus hogares. De hecho, el 52% de las personas mayores de 55 años estaría dispuesto a realizar adaptaciones esenciales, siendo la adaptación del baño la reforma preventiva más comúnmente mencionada.

Miedo a no poder siguiendo en casa

A los mayores de 55 años les quita el sueño no poder seguir viviendo en su propio hogar. A pesar de que, a más de ocho de cada diez españoles de más de 55 años (83%) les preocupa tener dificultades para seguir valiéndose por sí mismos en su propia casa cuando tengan más edad, solo el 42% ha realizado ya cambios en su vivienda para adaptarla en previsión de las necesidades futuras.

El 68% de los encuestados no considera necesario hacer adaptaciones en el hogar derivadas de la edad antes de los 71 años. Los expertos entrevistados en el estudio señalan que el edadismo y la gerontofobia son los responsables de postergar estas decisiones y apuntan que la franja idónea es entre los 55-65 años

Las gerontólogas consultadas, enfatizaron la importancia de alargar el máximo posible el tiempo de vida en el hogar, como fundamento de su bienestar. Señalan que abandonarlo para ir a una residencia debería ser siempre el último recurso. Una de las claves para que esto pueda ser así, sería mejorar las condiciones de movilidad y seguridad de las viviendas.

Renuncias asumibles para vivir más tiempo en casa

El 45,4% de los mayores de 55 años está dispuesto a perder algo de espacio para reformar su vivienda y adaptarla a las necesidades derivadas de la edad. Le siguen estar dispuestos a renunciar a cierta identidad (18,8%), los recuerdos (15,7%) y la comodidad (15,2%). Tan solo el 4,9% aceptaría perder intimidad para adaptar su hogar. 

Según Juan Juárez, arquitecto y socio del estudio de arquitectura ARQUID, “esa defensa a ultranza de la intimidad en la vejez nos lleva a veces a rechazar atractivas oportunidades de viviendas adaptadas en régimen de cohousing o coliving, un tipo de hogar compartido muy interesante para afrontar los retos de la edad. Pero se trata de un prejuicio sin fundamento. La vivienda colaborativa tiene muy en cuenta la privacidad”.

A la hora de llevar a cabo estas reformas, la marcha de los hijos del hogar es un buen momento para empezar a plantearse cambios y renovaciones. Una motivación de disfrute y reencuentro con uno mismo, como ecuperar un hobby o hacer espacios más amplios y luminosos, son impulsores de estas decisiones.

“Es una oportunidad para conseguir una vivienda más flexible con sistemas de compartimentación cambiantes, módulos de almacenamiento o camas abatibles integradas que darán lugar a estancias más amplias y luminosas que se pueden reorganizar a conveniencia”, comenta José Ignacio Braquehais Conesa, arquitecto y socio del estudio de arquitectura tresunouno.

Frenos para la reforma

Los problemas económicos son, en general, la principal barrera para realizar los cambios que necesitan las viviendas en la mayoría de los casos. Esta circunstancia se acentúa en los hogares con menor nivel de ingresos (53,2%).

El 44% de la población de 55 y más años de edad invertiría más de 5.000 euros en adaptar su vivienda a sus necesidades derivadas de la edad.

Otra de las trabas que suelen encontrarse los mayores son los propios hijos. Según las gerontólogas consultadas en el estudio, los descendientes pueden suponer una barrera y un freno en las decisiones de compra de los padres ya mayores, y no autorizar o validar la reforma propuesta.

Entre lo que creemos necesitar y lo que realmente necesitamos en nuestro hogar hay una gran diferencia, por eso es necesario un asesor experto que guíe y pueda empatizar contigo”, explica Sergio Vicente, director de Marca y Comunicación de Leroy Merlin.

Asegurar y proteger al máximo la movilidad y la seguridad de las personas mayores, suele hacer que las reformas tiendan a crear espacios más funcionales, más minimalistas y con menos decoración superflua.

Las gerontólogas consultadas admiten que el exceso de muebles, enseres, alfombras y otros elementos puede suponer un peligro para los mayores y es bueno contar con los menos posibles.

Adaptaciones más comunes para envejecer en casa

Los mayores de 55 años destacan la adaptación del baño (41,3%) como la necesidad que se cubre más frecuentemente. Sin embargo, a pesar del deterioro generalizado de la visión en este colectivo, solo un 8,6% hacen adaptaciones para mejorar la iluminación en el hogar.

Prueba de esto es que el 90% de los seniors que ya han realizado una reforma la han hecho en el baño, seguido de lejos por la cocina (35,5%). En último lugar sitúan el ensanchamiento de pasillos y puertas, con un 10,2%.

“Cambiar los sistemas de almacenaje de la cocina, que nos eviten agacharnos o coger cosas de armarios demasiado altos, es ya motivo para acometer una reforma”

Sara Solé Wert, arquitecta y socia fundadora de tresunouno.

Si hay algo en lo que coinciden las personas mayores de 55 años en lo referente a reformas y adaptaciones de sus hogares es que quieren evitar tomar decisiones. En esta línea, los encuestados destacan que, si se animan a realizar una reforma, prefieren que alguien se encargue de todo de principio a fin (36,1%).  

“Estamos notando un aumento en la demanda de proyectos llave en mano. Los clientes quieren que les asesoremos y ayudemos a seleccionar los productos, pero también que se los instalemos sin que ellos tengan que participar en este último proceso”, añade Sergio Vicente, director de Marca y Comunicación de Leroy Merlin.

Los expertos consultados reconocen el inmenso hueco de mercado que existe actualmente en referencia a la adaptación de hogares de los séniors. El mercado no les está ofreciendo una explicación y previsión sobre cómo podrían mejorar y reformar sus viviendas para que puedan maximizar su calidad de vida a medida que envejezcan.

Consideran que más allá de tener claro que es necesario adaptar el baño al envejecer, falta información sobre las necesidades de nuestro hogar en esta etapa de la vida. 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Suscríbete a nuestra newsletter







Puede darse de baja de nuestro newsletter en cualquier momento clicando el link correspondiente en el pie de nuestros emails. Para más información sobre nuestra política de privacidad, visite
nuestra web y política de privacidad.

Advertisement

También te puede interesar

Inmobiliaria

Según el INE, el desplome en marzo fue del 20% con respecto al mismo mes de 2023

Inmobiliaria

Ahorro de costes, eficiencia en los plazos de entrega, sostenibilidad y flexibilidad en el diseño son solo algunos de los beneficios de la construcción...

Inmobiliaria

Arquitectos técnicos y profesionales inmobiliarios trabajan para estandarizar estos estudios que identificaría problemas o defectos ocultos

Inmobiliaria

La hipoteca media en España durante el primer trimestre es de 873 euros al mes, un 3% más que en 2023

Copyright © 2022 Innovando en la Construcción. Revista digital de arquitectura, ingeniería y construcción.